Cambio de hora 2018: sí, este sábado hay que volver a retrasar el reloj, y no, no será la última vez

Comienza la cuenta atrás para el polémico cambio de hora. A partir del próximo domingo, los españoles sumarán una hora de sueño: los relojes retrocederán una hora para pasar al horario de invierno. Así, la madrugada del 28 de octubre, a las 3:00 serán las 2:00.

Cambio sí o cambio no. Éste ha sido el gran debate desde que la Comisión Europea propuso el pasado mes de agosto eliminar los actuales cambios de hora en toda la Unión Europea, pensados para adaptar las horas de luz al invierno y al verano y conseguir así un ahorro energético. Pero estos motivos no son válidos para muchos ciudadanos que ponen en duda este ahorro, y que opinan, además, que los cambios horarios afectan al ritmo del reloj biológico, sobre todo al de ancianos y niños.

Esta decisión llegó después de una encuesta lanzada por el Parlamento Europeo el pasado mes de febrero en la que participaron cinco millones de ciudadanos europeos, y los resultados hablaron por sí solos: el 84% de las personas que participaron votaron a favor de derogar el cambio de hora. Y en el caso de los españoles, el efecto fue aún mayor, alcanzando el 93% de votos a favor de suprimir el cambio. Con este porcentaje, España es uno de los países de la Unión Europea que encabeza el rechazo a los cambios horarios, por detrás de Finlandia y Polonia.

Si la propuesta de la Comisión Europea sale adelante, el próximo domingo podríamos estar ante uno de los últimos cambios de hora. Así, el del mes de marzo, que da paso al horario de verano, será el último obligatorio para los países europeos, que deberán decidir, antes del 27 de abril del próximo año, si mantienen el horario de invierno o de verano. Tendrán libertad para elegir, pero eso sí, deberán hacerlo de manera coordinada para evitar que afecte de forma negativa al mercado único.